CICLO DO CARBONO NEUTRO

La madera se considera energía solar almacenada y se compone de: agua, luz solar y dióxido de carbono.

Cuando arde la madera libera por sí sola la cantidad de dióxido de carbono que obtuvo del aire, como ser vivo que es, y lo recupera químicamente, como árbol que es. No obstante, no hay diferencia en que la madera se pudra en el bosque o arda.

La liberación de dióxido de carbono siempre es la misma. Durante su período de vida o durante el proceso de quema.

El dióxido de carbono liberado durante la combustión lo absorben posteriormente los demás árboles, creando así un ciclo natural de absorción de dióxido de carbono, es decir, carbono neutro.

La quema de madera es un procedimiento responsable con el medio ambiente, habida cuenta que en la mayoría de los países europeos se ha comprobado un aumento considerable de material de leña procedente de la producción forestal, que se calcula que es de media un 40% superior al consumo de leña.